¿Historia o leyenda? ¿Cuántas veces has oído hablar de ella?
Por primera vez recogemos el relato escalofriante de la Leyenda de la botella:

Sitúa la leyenda
Los casos que forman esta leyenda son conocidos en muchos de los pueblos y ciudades de España y con una gran varidad de objetos, ¿nos ayudas a situarlos?
Ciudad:

Provincia:







Historia de la leyenda

Esta leyenda, su mera existencia, es el ejemplo perfecto del oscurantismo bajo el que se ha ocultado la sexualidad femenina y, en particular, la masturbación. Lejos de estar asumida, o aceptada, ha sido objeto de tabúes y mitos, de desconocimiento y de bromas de mal gusto.

Desde su vertiente más seria, la leyenda es el instrumento para estigmatizar a las mujeres por buscar su propio placer, de relegar los impulsos sexuales al silencio y la prohibición. Bien por ignorancia, bien por razones sociales y religiosas, a menudo disfrazadas de científicas, se ha sepultado una práctica natural bajo losas de ansiedad y culpa.

Hoy queremos dar una vuelta de tuerca a la leyenda, y hacer de ella el mito exagerado y ridículo que siempre fue, para que todos nos demos cuenta de qué cosas tan absurdas no hemos cuestionado antes, y de lo felices que somos ahora de reírnos de ello con toda tranquilidad.

El autoplacer es la agradable respuesta al estímulo sexual de y para nuestro cuerpo, que se puede practicar en solitario, o no, y que es tan natural como recomendable. Los dildos son juguetes eróticos diseñados para proporcionar placer al estimular, con sus variadas y tenaces formas, los puntos G de nuestro cuerpo. El autoerotismo goza en la actualidad de un respetable reconocimiento lúdico y terapéutico, y los juguetes eróticos se aceptan cada vez con menos reticencia tanto para el propio uso como en la convivencia sexual de las parejas.

Sin embargo no hace tanto que no éramos capaces de hablar de ello en voz alta. De hecho todos hemos escuchado la leyenda de la botella en alguna de sus versiones, en nuestro pueblo, barrio o ciudad. Una historia cuya moraleja nos disuadía de buscar el placer. ¿Aún nos creemos el cuento?

Logo BS
Fondo